París en dos días

París en dos días

Visitar París en dos días es casi misión imposible. Es una de esas ciudades como Londres o Roma en la que te puedes pasar una semana entera y todavía quedarte mucho por ver y hacer. Sin embargo, mucha gente no tiene la oportunidad de pasar tanto tiempo en París, y simplemente hace una escapadita de fin de semana o aprovecha algún puente para viajar a esta maravillosa ciudad.

París en dos días

En este artículo os propongo un itinerario por París para poder ver lo más importante en dos días. Está pensado para que optimicéis al máximo vuestro tiempo y podáis ver gran parte de los atractivos más populares de la ciudad. Obviamente es imposible verlo todo y con solo dos días hay que sacrificar mucho de lo que la ciudad ofrece.

Con solo dos días no es posible entrar en todos los museos, iglesias, mausoleos, galerías comerciales, y demás atracciones turísticas. Os dará tiempo para pasearos por las zonas más emblemáticas de París y visitar por fuera casi todo lo más conocido. Sin embargo, deberéis escoger dónde entrar y qué museos visitar.

Personalmente en una primera visita a París evitaría pasar demasiado tiempo en los museos y dedicarle más tiempo a explorar la ciudad, callejear, y experimentar su ambiente. París tiene museos magníficos, tanto que si te metes en alguno de ellos, como por ejemplo en el Louvre, te puedes pasar toda una mañana sin darte cuenta.

Propongo un itinerario por París en el que el primer día es bastante intenso. Requiere levantarse pronto y caminar mucho. El segundo día es más relajado y con más tiempo para visitar algún museo con más calma.

Primer día en París

Para iniciar el recorrido por París nada mejor que empezar por la Torre Eiffel. Hay varias paradas de metro cercanas pero recomiendo bajarse en Trocadero. Dando un paseo desde esta parada de metro se tiene una buena perspectiva de la Torre Eiffel y de los Campos de Marte. Para subir a la torre normalmente hay que hacer una cola que con suerte no superará los 30 minutos. Las vistas de París desde el mirador más elevado son fantásticas.

Después de visitar la Torre Eiffel paseamos por los Campos de Marte y nos dirigimos a Los Inválidos. Éste es un complejo arquitectónico mandado construir por Luís XIV de Francia para dar cobijo a los veteranos inválidos del ejército que se quedaban sin hogar. Hoy es la sede de varios museos y es famoso por que bajo su cúpula central se encuentra el mausoleo de Napoleón.

Justo al lado de los Inválidos se encuentra el Museo Rodin. Vale la pena visitarlo. En su jardín se pueden admirar las principales obras del escultor. Siguiendo por la Av. du Gral. Galland se llega hasta el río Sena a la altura de uno de los puentes más famosos de París y seguramente el más bonito, el Puente Alexandre III.

Pasando por el Grand Palais y el Petit Palais, dos centros de exposiciones construidos en 1900 con motivo de la Exposición Universal y que hoy albergan varios museos, llegamos a los Campos Elíseos. En este gran bulevar se concentran una gran cantidad de tiendas, muchas de ellas de las marcas más lujosas. Caminando hasta su final se llega hasta el Arco del Triunfo. Es interesante subir hasta su cima para disfrutar de una de las mejores vistas de París, junto a las que se pueden apreciar desde la torre Eiffel y desde Montmartre.

Una vez visitado el Arco del Triunfo ya debe ser hora de comer. A lo largo de los Campos Elíseos hay bastantes restaurantes. Muchos son caros pero adentrándonos un poco en alguna de sus calles paralelas o perpendiculares encontraremos muchos restaurantes y pizzerías económicas.

Después de comer volvemos a recorrer los Campos Elíseos en dirección opuesta hasta la Plaza de la Concordia con su famoso obelisco de Lúxor. Al otro lado de la plaza se extienden los Jardines de las Tullerías, y al final de estos jardines está el Museo del Louvre y el Palacio Real. En este momento no entraríamos en el Louvre y en su caso lo haríamos el segundo día si nos da tiempo. Si solo se dispone de dos días, personalmente lo dejaría para otro viaje a París. Es un museo impresionante que merece ser visitado con tiempo y con calma.

Una vez visitada esta zona subimos por la Avenida de la Ópera hasta llegar a la Ópera de París. Detrás del edificio se encuentran las Galerías Lafayette, que vendrían a ser en París lo que las Galerías Harrods son en Londres. Una visita rápida bastaría para admirar su cúpula y el lujo que se vende en estas galerías. Una vez vistas, podéis callejear por las calles de la zona que se extiende entre las Galerías Lafayette y la Plaza Vendome.

Ya se irá haciendo de noche y es un buen momento para dirigirse hacia Notre Dame. Es muy recomendable visitar esta zona tanto de día como de noche. El segundo día la visitaríamos también durante el día. Paséate y disfruta de algunos de los atractivos turísticos más importantes de París como la Catedral de Notre Dame, la Iglesia de Sainte Chapelle o el Hotel de Ville, el ayuntamiento de París.

Para acabar el día y aprovechando que estáis por la zona cruzad el puente de St. Michele y dirigíos al barrio latino para cenar y tomaros una copa.

Segundo día en París

El segundo día empezaríamos visitando Notre Dame y subiendo a sus torres. Desde ellas podremos apreciar de cerca sus famosas gárgolas y disfrutar de buenas vistas de París. Pasearos por la zona y disfrutadla de día.

Bajando por el Bulevar St. Michel pasaremos por la Universidad de la Sorbona y llegaremos a la calle Soufflot donde se encuentra el Panteón. En este edificio descansan los restos de algunas de las personalidades más importantes de la historia de Francia como Voltaire, Rousseau, Víctor Hugo, Marie Curie, Emile Zola o Louis Braille por nombrar algunos.

A continuación visitaremos los jardines de Luxemburgo donde nos sentaremos y descansaremos un rato antes de continuar con la visita. Acto seguido podemos visitar algunos atractivos turísticos cercanos como la iglesia de St. Sulpice, la iglesia de St. Germain des Pres, y un poquito más lejos, el museo de Orsay, uno de los museos más interesantes de París.

Para finalizar el día nada mejor que visitar Montmartre. Este es uno de los barrios más bohemios y con más encanto de París. Para visitarlo nada mejor que callejear por sus empinadas calles y callejuelas estrechas ascendiendo hasta la cima de la colina donde se asienta la espectacular Basílica del Sagrado Corazón. Turistas y locales suelen sentarse en las escaleras para disfrutar de unas vistas maravillosas de la ciudad.

Es uno de los barrios parisinos con más personalidad, donde se mezcla su cara más bohemia y artística entorno a la Place du Tertre, y su lado más canalla en la zona de la plaza Pigalle, donde se concentran luces de neón, sex-shops y cabarets entre los que destaca el conocidísimo Moulin Rouge.

París en tres días o más

Si tienes tres días o más puedes visitar todavía un sinfín de cosas. Para mí una de las visitas imprescindibles es el Palacio de Versalles, y lo que sin duda visitaría si tuviese algún día más. Otras visitas interesantes pueden ser Dysnelyand, si viajas con niños, sus innumerables museos entre los que destacaría el Louvre, el museo de Orsay, o el Centro George Pompidou. Tampoco me perdería hacer un crucero por el Sena.

4 COMENTARIOS

  1. Esta guía es buenísima, realmente increíble. La hice paso a paso y Logré recorrer todo! Lo disfrute y me aproveché paso a paso.
    Te felicito!!!
    Gracias por existir!!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here