Restaurante Chez Leon Bruselas

Restaurante Chez Leon Bruselas

Si hay un restaurante en Bruselas que ha alcanzado fama y notoriedad internacional ese es Chez Leon. Su popularidad se basa en que es uno de los sitios más recomendados para comer el plato típico bruselense por excelencia: los mejillones con patatas fritas.

Chez Leon: uno de los restaurantes más populares y antiguos de Bruselas

Chez Leon es uno de los restaurantes más antiguos de Bruselas. Desde que se abrió en 1893 no ha parado de crecer. Lo que era en sus inicios un pequeño restaurante se ha convertido en un local enorme.

La familia propietaria con el paso de los años ha ido ampliando la superficie a base de comprar los pequeños inmuebles contiguos. Hoy el restaurante ocupa 9 casas históricas del centro de Bruselas y tiene varias plantas, lo que le da un aspecto un poco laberíntico.

Ocupa una superficie de 1568 metros cuadrados, tiene capacidad para 420 comensales + 120 en la terraza, y emplea a un equipo de más de 80 personas. A pesar de su tamaño este restaurante conserva una atmósfera familiar, convivial, y muy pintoresca gracias a su decoración vintage.

Chez Leon es una excelente opción para descubrir la cocina tradicional belga. Tiene una amplísima carta con 14 recetas de mejillones y unos 120 platos típicos belgas. En su carta no falta una amplia variedad de ensaladas, sopas, y carnes y pescados.

Algunos de los platos más conocidos son: el conejo a la cerveza, el Waterzooi (un estofado de pollo o pescado con verduras con una salsa cremosa echa a base de nata), el jambonneau (una tipo de codillo muy consistente), o la carbonnade flamande (un estofado de carne a la cerveza).

Pero si por algo es conocido el Chez Leon de Bruselas es por los mejillones con patatas fritas. Te traen una cazuela o un plato de mejillones (en función de cómo los quieras cocinados) y un cuenco con patatas fritas belgas.

Y para que puedas probarlos a gusto el restaurante ofrece su “Fórmula Leon” que por tan solo 15.95 euros te sirven una cazuela de mejillones (500 gr), patatas fritas, y una cervecita Maes. Con eso y algún entrante una persona normal queda más o menos lleno.

Además de ser una buen sitio para comer los típicos mejillones con patatas fritas o para probar otros platos tradicionales belgas, es un restaurante que no es nada caro para los estándares belgas. Puedes comer bien con un presupuesto de 25-30 euros.

Si visitas Bruselas muy probablemente comerás o cenarás en este restaurante. Con total seguridad vendrá recomendado en tu guía o lo habrás visto en muchos foros. No te vas a librar de compartir espacio con turistas y con grupos de visita que vienen por trabajo a la capital belga.

Aún a pesar de la gran cantidad de turistas que conforma su clientela el restaurante es totalmente recomendable. Se come bien y a un precio más que razonable.

Cómo llegar al Chez Leon

El restaurante se encuentra en la Rue de Bouchers 18. Esta calle está a dos minutos caminando de la Grand Place. Es una calle plagada de restaurantes. En uno de los callejones perpendiculares (Impasse de la Fidélité) se encuentra el Delirum, el bar con más cervezas del mundo, y la Janneken Pis.

Más información:

http://www.chezleon.be

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here