Roma Trastavere

Trastevere Roma

El Trastevere es uno de los barrios más pintorescos y con más encanto de Roma. Éste es mi sitio preferido para ir a tomar una copa al atardecer y salir a cenar en Roma. 

Hoy en día, el barrio de Trastevere, que se extiende en la ribera oeste del río Tíber, sigue siendo una de las zonas más características y más bellas de la ciudad. Quien visite Roma no puede pasar por alto las estrechas y emblemáticas calles de este barrio, adoquinadas con los típicos “sampietrini”, entre casas populares de la Edad Media,  pequeñas iglesias, placitas y hermosos rincones, que lo convierten en uno de lugares con más encanto para pasear y perderse por sus callejuelas.

Además, Trastevere es una zona con un ambiente bohemio, muy animada y frecuentada, especialmente por la noche, gracias a sus numerosos restaurantes y bares. Cenar en alguno de sus restaurantes, trattorias o pizzerías tradicionales, ya sea en sus terrazas o al calor de sus chimeneas, es garantía de pasar una velada excelente.

Para los viajeros que buscan las atmósferas más auténticas de un barrio, puede ser una zona perfecta para alojarse: aunque es un barrio muy frecuentado por turistas y extranjeros, Trastevere logra conservar muchos de sus rasgos típicos.

En Trastevere se encuentran varios lugares de interés. Los más importantes son la Plaza y la Basílica de Santa María en Trastevere, las iglesias de Sana Cecilia y la de San Crisogono, palacios y villas como el Palazzo Salviati o el Pallazo Corsini, el Jardín Botánico, la colina de Gianicolo con su  bella panorámica de Roma, y el Museo di Roma in Trastevere.

Este museo está situado en la plaza Sant’Egidio, instalado en un antiguo edificio que fue convento de las Carmelitas Descalzas. El nombre originario del museo, inaugurado en 1977 y dedicado a las tradiciones populares romanas, era “Museo del Folklore e dei Poeti Romaneschi”. Posteriormente fue renovado y abierto en 2000 como “Museo de Roma en Trastevere”. La colección permanente del museo comprende obras que permiten conocer la vida del pueblo romano entre finales del siglo XVIII y finales del siglo XIX, a través de pinturas, acuarelas, grabados y dibujos.

Dejar una respuesta