Visitando Luang Prabang

visitar luang prabang

Tras un fin de semana en Bangkok la mar de entretenido volamos a Luang Prabang para empezar nuestra visita a Laos. Luang Prabang es una de las ciudades más bonitas del sudeste asiático y el principal atractivo turístico de Laos. Su patrimonio histórico y cultural, que la han hecho merecedora de ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y la belleza de su entorno bien justifican una visita de varios días.

Para viajar a Laos no es necesario tener un visado concedido de antemano, es posible obtenerlo en el mismo aeropuerto de llegada. Se necesita pasaporte con más de seis meses de validez, una foto carné, y pagar una tasa de 35 dólares. En mi caso como no llevaba dólares encima tuve que pagar con bahts tailandeses. Es más caro pagar con bahts que con dólares. Me clavaron 1500 bahts.

Aeropuerto de Luang Prabang

Volé desde Bangkok a Luang Prabang con la Lao Airlines a eso de las 10:30 de la mañana. El vuelo tiene una duración de 1h y media aproximadamente. Me compré el billete apenas tres días antes y me costó 160 USD. Una vez pasados los trámites de visado y aduanas cogí un taxi al hotel.

El aeropuerto de Luang Prabang, bastante pequeño y cutre, está situado a 4 km. del centro de la ciudad. Los taxis te aplican una tarifa fija de 50.000 kips para llevarte al centro de la ciudad. Estos taxis son en realidad furgonetas que llevan a varios pasajeros a sus hoteles desde el aeropuerto.

Villa Lao Wooden House

En Luang Prabang me alojé en Villa Lao Wooden House. Una guesthouse que recomiendo a cualquiera que busque alojamiento en Luang Prabang. Es baratita, me costó 35 dólares la noche, está situada en el corazón de Luang Prabang, las habitaciones son muy confortables, están muy bien equipadas, y están muy muy limpias.

Su personal es además muy agradable y están siempre dispuestos a ayudar en lo que haga falta. Además, los monjes pasan por la guesthouse cada mañana a las 5:30 en la ceremonia de entrega de limosnas.

Villa de Luang Prabang

Luang Prabang es una ciudad muy pequeña que prácticamente puede visitarse en un día. A las 12 30 ya había hecho el check-in así que me dio tiempo ese mismo día a visitar prácticamente todo lo más importante que hay que ver en Luang Prabang.

Disfruté de largos paseos y de fantásticas vistas al río Mekong y su afluente el Nam Khan, visité algunos de los templos más importantes de Luang Prabang. Me deleité con sus villas de origen colonial, subí al monte Phu Si, con una genial vista panorámica de toda Luang Prabang, disfruté de la gastronomía local, que aunque algo limitada en comparación a la de sus países vecinos también tiene su punto, y me paseé por sus mercados nocturnos.

Templo del Museo del Palacio Real de Luang Prabang

Empecé mi ruta en el Museo del Palacio Real, estaba cerrado y tuve que visitarlo otro día. Es una de las principales visitas de Luang Prabang pero tiene unos horarios de abertura al público algo limitados, así que hay que organizarse bien para asegurarse la visita.

Rio Mekong y Río Nam Kham

Fui caminando a lo largo de toda la orilla del río Mekong hasta llegar al punto donde confluye con el río Nam Kham. En este punto hay un pequeño restaurante, el Viewpoint Restaurant del Mekong Riverside Hotel si la memoria no me falla, con una terraza que tiene una de las mejores vistas de Luang Prabang al río Mekong.

La comida, algo más cara que la media de restaurantes de la ciudad no es la mejor de Luang Prabang pero es más que aceptable. En este restaurante comí dos platos típicos la ensalada de Luang Prabang y un estofado de ternera también típico de la zona.

Estofado de ternera de Luang Prabang

Justo antes de llegar al Viewpoint está el Wat Xieng Thong, uno de los monasterios más importantes y visitados de Luang Prabang. Un monasterio que por su belleza y originalidad, especialmente sus techos que caen hasta casi tocar el suelo y la colorida decoración de sus muros, es de obligada visita.

Tempo Wat Xieng Thong - Luang Prabang

Después de comer y tomarme un buen café laosiano, el café de Laos es excelente, seguí caminando por la orilla del río, esta vez del río Nam Khan. Caminando, caminando llegué a la zona situada detrás del Monte Phu Si (considerando la cara delantera la que da al Río Mekong).

Esta zona está plagada de guesthouses baratitas y es donde se concentra gran parte de los bares de copas de Luang Prabang. En realidad cuatro o cinco bares tranquilos, entre los que está el famoso Utopía, que a las 12 de la noche están ya cerrados, como casi todo en esta ciudad.

Buffet en los mercados nocturnos de Luang Prabang

Bordeando el monte Phu Si llegué otra vez a la zona de la ciudad que da al río Mekong. A las faldas del monte están los mercados de Luang Prabang, tanto el diurno como el nocturno. Un paseo por estos mercados tanto de día como especialmente de noche son muy agradables.

Recomiendo cenar en alguno de los buffets al aire libre que sirven en el mercado de noche. Hay algunos puestos más limpios que otros, así que si algún día pasas por Luang Prabang tómate tu tiempo en escoger uno que te inspire confianza.

Calle principal de Luang PrabangTh Sisavangvong

Seguidamente me paseé por Th Sisavangvong, la calle principal de Luang Prabang, y el resto de callecitas que conforman la península que es la parte central de la ciudad. Toda la zona está plagada de templos, monasterios, pagodas, y antiguas villas coloniales reconvertidas en hoteles, guesthouses, bares, restaurantes, y pequeños negocios.

Monte Phu Si

Al atardecer subí al monte Phu Si a disfrutar de unas vistas alucinantes y de la puesta de sol. Vistas sí, pero nada de puesta de sol. Estuvo nublado todo el día con alguna lluvia intermitente. Este es el riesgo de viajar a Laos en época de monzón.

Afortunadamente fue el único día con el tiempo algo flojete. El resto de días hizo un sol de justicia. Excusa perfecta para volver a subir al Monte Phu Si al día siguiente y, esta vez sí,disfrutar de una magnífica puesta de sol.

Dejar una respuesta