Belgrado, la capital de Serbia

Belgrado, la capital de Serbia

Belgrado, la capital de Serbia, es una de las capitales europeas más desconocidas y de las que están más alejadas del rádar de los turistas. Si bien su popularidad como destino turístico está muy lejos del de otras ciudades europeas, cada vez son más los visitantes que se animan a descubrirla. ¿Quieres conocer más acerca de Belgrado y por qué vale la pena visitarla? Sigue leyendo.

Belgrado, la capital de Serbia: un destino ideal de fin de semana

La capital serbia es un destino ideal de fin de semana. Si bien no tiene el patrimonio de otras capitales europeas, cuenta con las suficientes cosas para ver como para llenar un par de días visitando cosas. Y si te gusta la historia contemporánea es un destino que te va a interesar.

Knez Mihailova Belgrado

Además de sus visitas culturales, tiene una vida nocturna alucinante (de las mejores que he visto en Europa del Este), se come de maravilla, y es un destino barato y con todavía muy pocos turistas.

Belgrado es una ciudad relativamente grande, con casi 2 millones de habitantes. Sin embargo te dará la sensación de ser una ciudad bastante pequeña ya que su centro histórico es pequeño y se puede recorrer a pie. La gran mayoría de cosas que hay que ver en Belgrado están ahí y lo normal es que pases todo tu tiempo o casi todo en esta zona.

La “Ciudad Blanca”, traducción literal de Belgrado, está situada en un enclave realmente fotogénico, en la confluencia de los ríos Danubio y Sava. La ciudad con sus 2000 años de historia tiene un pasado muy convulso, con muchos ataques y destrucciones.

Belgrado capital de Serbia

Este pasado convulso ha perseguido a la capital de Serbia incluso hasta nuestros días. La OTAN bombardeó Belgrado en 1999 durante 78 días seguidos dejando una destrucción que todavía hoy puede apreciarse en algunos edificios. A pesar de ello ha sabido recuperarse, y hoy es una ciudad en pleno crecimiento que se está abriendo al turismo.

Cómo llegar

La capital de Serbia tiene un aeropuerto internacional, el Aeropuerto Nikola Tesla, situado a 18 km del centro de la ciudad. Cuenta con buenas conexiones con las principales capitales europeas, pero desgraciadamente las conexiones con España no son tan buenas. Para conseguir buenos precios tendrás que montarte conexiones que te alargarán el viaje a unas 4 horas como mínimo.

Puedes chequear las mejores ofertas aquí:

Vuelos baratos a Belgrado

Ir desde el aeropuerto de Belgrado hasta el centro es rápido y barato. Básicamente tienes dos opciones: el bus que cuesta unos 300 dinares, y el taxi, que te costará unos 1800 dinares.

Cómo ir desde el aeropuerto de Belgrado hasta el centro

Dónde dormir en Belgrado

La mejor opción para alojarse en Belgrado es el centro histórico. Toda la zona (y alrededores) que va desde el inicio de la calle Knez Mihailova, donde está la Plaza de la República y el mítico Hotel Moskva, hasta su final, donde está la fortaleza Kalemegdan, es todo un acierto. El alojamiento es bastante asequible, como el nivel de precios de la ciudad en general.

Hoteles en Belgrado

Qué ver en la capital de Serbia

La Plaza de la República

Plaza de la República Belgrado

Es la plaza más céntrica de la ciudad y uno de los puntos de encuentro principales. En ella se encuentra la estatua de Mihailo Obrenovic a caballo, el Museo Nacional, el Teatro Nacional y la famosa calle Knez Mihailova.

La calle Knez Mihailova

Calle Knez Mihailova

Es la calle comercial más importante de Belgrado. Es una calle peatonal que va desde la Plaza de la República hasta la fortaleza de Kalemegdan. En ella están presentes las principales marcas internacionales y locales, casas de cambio, hoteles, cafeterías y restaurantes. Sin lugar a dudas la recorrerás más de una vez en tu visita a la capital de Serbia.

Kalamegdan

Kalamegdan Belgrado

Kalamegdan es un parque y una fortaleza situados en una colina con vistas a la confluencia del río Sava y el Danubio. En este parque además de la fortaleza y sus muros, podrás visitar la Estatua del Víctor (o del ganador como también se la conoce) símbolo de la ciudad, el Museo Militar, el zoo, y cosas varias, además de un bar terraza con música chill out ideal para tomarte una copa las tardes de verano.

El Antiguo Palacio Real y el Palacio Nuevo

Situados uno frente al otro el Antiguo Palacio Real fue la residencia de los reyes de Serbia y ahora es la sede del Ayuntamiento de Belgrado, y el Palacio Nuevo, finalizado en 1922 fue la residencia del Rey Petar I y en la actualidad es la sede del Presidente de Serbia.

La Asamblea Nacional de Serbia

Asamblea Nacional de Serbia

Justo al lado del Antiguo Palacio Real y del Palacio Nuevo se encuentra el majestuoso edificio que alberga la Asamblea Nacional de Serbia.

La Catedral del Arcángel San Miguel

La Catedral de Belgrado, finalizada en 1840, se caracteriza por su alto campanario y por sus interiores ricamente decorados siguiendo un estilo neoclásico serbio.

La Iglesia de San Marcos

Iglesia de San Marcos Belgrado

Situada cerca del Parlamento de Serbia la Iglesia de San Marcos es una de las iglesias más grandes del país. Esta iglesia ortodoxa fue construida siguiendo un estilo serbio bizantino que le da una imagen muy espectacular.

La Iglesia de San Sava

Iglesia de San Sava Belgrado

Esta iglesia ortodoxa es una de las más grandes del mundo y tiene una cúpula que alcanza los 82 metros de altura. Es una de las cosas más importantes que hay que ver en Belgrado. Su tamaño es descomunal y recuerda un poco a la Iglesia Sveta Nedelya de Sofía, la capital de Bulgaria.

El Edificio de la Televisión Nacional Serbia

Este edificio fue bombardeado por la OTAN en 1999 y todavía se mantiene en ruinas. Es uno de los edificios en ruinas que todavía quedan desperdigados por la ciudad de aquellos bombardeos.

El Palacio de la princesa Ljubica

Palacio Princesa Ljubica

Este pequeño palacio construido entre 1829 y 1831 sirvió como residencia para la princesa Ljubica, esposa del príncipe Milos. Su importancia radica en que es uno de los ejemplos mejor conservados de arquitectura urbana serbia de principios del S. XIX. En la actualidad alberga el Museo de Belgrado.

El Mausoleo de Tito

Los restos de Tito, el famoso líder de la antigua Yugoslavia, reposan en la Casa de las Flores. Justo al lado de ella se encuentra el Museo de Historia de Yugoslavia.

Skardarlija

Skardarlija

La calle Skardarlija, una pequeña calle empedrada, y sus alrededores es el considerado como barrio Bohemio de la capital de Serbia. En las pocas calles que conforman esta zona encontrarás un buen número de restaurantes, muchos de ellos con música tradicional serbia en vivo, galerías de arte, tiendas varias, y mucho ambiente.

Ada Cingalija

Ada Cingalija es una pequeña isla situada en el río Sava. Es un espacio de ocio que cuenta con instalaciones deportivas, varios kilómetros de playas artificiales, un lago, rutas para hacer senderismo o montar en bici, y una gran cantidad de restaurantes y bares. Es un sitio ideal para visitar en la capital de Serbia en los meses de buen tiempo.

Zemun y la torre Gardos

Zenum

Zemun es un antiguo pueblecito situado en la orilla del río Danubio ahora absorbido por Belgrado. En su centro histórico encontrarás un mercadillo matinal muy animado y unas calles serpenteantes que suben hasta una colina. En lo alto de esta colina se encuentra la torre de Gardos desde la que se tienen muy buenas vistas al río y de Belgrado.

Es una excursión simpática ideal para hacer en los meses de verano ya que después de subir hasta la torre puedes comer en alguna de las muchas terrazas a orillas del Danubio.

Cuándo visitar Belgrado

Visita Belgrado en verano!!! Hay varias razones para ello, pero sobre todo por el clima que te va a permitir disfrutar mucho más de la ciudad y además podrás hacer otras cosas que en invierno no.

El clima de Belgrado es puramente continental templado lo que significa que en invierno hace frío, con nevadas y temperaturas bajo cero, mientras que en verano las temperaturas son muy suaves. La mejor época para visitar Belgrado va de principios de mayo a principios de octubre. En esos meses las temperaturas medias se sitúan entre los 20 y los 25 grados.

Knez Mihailova Belgrado

Vale la pena visitar Belgrado en los meses de buen tiempo porque es cuando podrás disfrutar de sus terrazas, de la vida nocturna que se traslada a las barcazas del río (una experiencia que vale la pena vivir), podrás darte un paseo por Zenum y comer en su paseo marítimo, y también podrás disfrutar de Ada Ciganlija su ambiente y sus playas.

Cómo moverse en la capital serbia

La ciudad te la puedes visitar a pie. Casi todo lo que hay que ver está en el centro en el área que va desde la Catedral San Sava hasta Kalemegdan. Únicamente tendrás que utilizar el taxi, el autobús o la bici para visitar la Casa de las Flores (donde está enterrado Tito), Ada Ciganlija, y Zemun.

Transporte público en Belgrado

Los autobuses son super baratos y los taxi también, siempre y cuando utilices uno legal y te apliquen la tarifa del taxímetro. Ves con mucho cuidado con los taxis en Belgrado porque los timos son muy habituales exigiendo cantidades desorbitadas, incluso con coacción y a veces incluso con violencia.

Lo mejor que puedes hacer es pedir un taxi por teléfono. En tu hotel hacerlo por ti y darte también varios números de compañías legales. Si cojes alguno en la calle asegúrate de que te va a poner el taxímetro y pídele cuanto te va a costar orientativamente llegar hasta tu destino.

Para que te hagas una idea, el taxímetro de un taxi normal empieza a contar con 170 dinares y una carrera desde el centro de Belgrado hasta el otro lado del río donde están las barcazas – discoteca te va a salir normalmente entre 400 y 700 dinares.

Salir de fiesta en Belgrado

La vida nocturna es uno de los fuertes de la capital de Serbia. La fiesta de Belgrado es una de las mejores de todo el Este. Además de buenos garitos con mucho ambiente, las chicas son de las más guapas de Europa.

En Belgrado vas a encontrar ambiente casi cualquier día de la semana, especialmente en verano. A la ya de por sí personalidad fiestera que tienen los serbios se les une el pasado reciente convulso que ha hecho que cale en su psique que más vale aprovechar todos los días por lo que pueda venir en cualquier momento.

Además la fiesta de Belgrado tiene un toque muy original en verano. Casi todo el ambiente se traslada a las orillas de los ríos Danubio y Sava. Allí te encuentras los splavovi que vienen a ser barcazas muchas de las cuales durante el día son restaurantes y por la noche se transforman en discotecas.

Vida nocturna Belgrado

En las más populares los fines de semana es necesario reservar mesa para asegurarte que te dejan entrar. Ahí se lleva mucho el rollo de pedir botellas con mesa reservada. Más tarde puedes moverte a otras barcazas más batalleras donde hay menos mesas y más pista para mezclarse.

Una noche en Belgrado puede empezar en la calle Skadarlija para cenar y tomar las primeras copas, y después optar por salir en los clubs del centro o irte a los splavovis de los ríos. Si es invierno puedes acercarte a los bares y clubs de la calle Strahinjica Bana Street también conocida como Sillicon Valley, y si es verano sin dudas vete de fiesta a los splavovi de los ríos.

Soy algo reticente a recomendar clubs ya que parece que en Belgrado los nombres cambian, y se abren y se cierran nuevos sitios cada año. Lo mejor que puedes hacer es informarte en internet unas semanas antes de viajar y enterarte de qué garitos están de moda.

Atreviéndome a recomendarte algunos splavs (splavovis): El Port, el que está más de moda y el más selecto, Freestyler, una institución y siempre a reventar, Blaywatch, con cierta fama de ligoteo, Shake n Shake, otro de los populares.

Si bajas al río siempre puedes pasearte por la orilla y ver y oír desde fuera el ambiente que hay en cada splavovi. En algunos podrás entrar y salir cuando te dé la gana, mientras que en los que están más de moda necesitasrás reserva si vas los fines de semana.

La noche de Belgrado no te va a decepcionar!!!

Dónde comer

Belgrado tiene una oferta enorme de restaurantes tanto de cocina internacional como serbia. La cocina local tiene influencias de su pasado bajo dominación de los imperios austrohúngaros y otomanos. Si tuviese que calificar el tipo de comida que se sirve diría que es una mezcla de cocinas turca, húngara, mediterránea y cocinas locales.

Cocina serbia

La cocina serbia es bastante consistente con mucha presencia de carnes, pero también sopas, algunas especialidades vegetales, y mucha pastelería. Algunas especialidades son. Cevapcici, una especie de salchicha de diferentes carnes, Pljeskavica, parecida a una hamburguesa, Pecenje, carne asada, Sarma, carne enrollada con verduras, Punjene Paprike, pimientos rellenos con carne y cosas varias, y un largo etcétera.

A la hora de salir a cenar tienes restaurantes repartidos por toda la zona centro a lo largo de la calle Knez Mihailova y sus calles aldeañas. Si quieres afinar más el tiro te recomiendo dos zonas:

la zona al final de Knez Mihailova y sus calles perpendiculares donde encontrarás un buen número de buenos y modernos restaurantes junto a algún restaurante tradicional, y
Skardarlija. La calle Skardarlija (muy cerca de Knez Mihailova) está plagada de Kafanas, tabernas donde sirven comida tradicional serbia y en las que suele haber música en vivo, y en las calles de los alrededores están algunos de los mejores restaurantes de Belgrado.

Dónde comer en Belgrado

No dejes de cenar alguna noche en alguna Kafana de la Calle Skardalija y además te recomiendo dos de los restaurantes más populares que seguramente verás en todas las guías de viaje:

El restaurante “?”. Con este raro nombre este restaurante situado justo al lado del palacio de la princesa Ljubica es ideal para probar comida típica serbia o una buena selección de carnes al grill. Tiene una terraza interior muy agradable y es muy barato.

Little Bay. Situado muy cerca de Skardalija es uno de los restaurantes que están más de moda en Belgrado. Tiene dos pisos y en forma de teatro de ópera. De hecho, al menos los fines de semana, hay cantantes de ópera que te amenizan la cena. Vale mucho la pena por la atmósfera del lugar. Se come bien, sin más. Hay que reservar con antelación (pueden hacerlo en tu hotel).

Cuántos días dedicarle a Belgrado, la capital de Serbia

Belgrado es una ciudad perfecta para una escapada de fin de semana. Lo ideal es visitarla en verano y dedicarle dos días completos. En mi última visita fuimos con ocasión de una despedida de soltero. La prioridad claro está era salir de marcha además de visitar la ciudad como buenamente nos permitiese el cuerpo.

Belgrado

Mejor organizado no pudo estar ya que llegamos un jueves noche y nos volvimos un domingo tarde. Un plan así te permite disfrutar de la vida nocturna (tres noches dan para mucho), dedicarle un día al centro de la ciudad, y otro a visitar Ada Ciganlija y Zenum.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here