35 Cosas que hacer en Nueva York

Qué hacer en Nueva York

La ciudad que nunca duerme es un universo de historias, sensaciones y experiencias que está esperando a todos esos viajeros dispuestos a disfrutar de una aventura como no existen muchas. La cantidad de cosas que hay que ver y hacer en Nueva York es tan basta que te garantiza una agenda bien cargada sea cual sea el número de días que vayas a estar en ella.

Organizar un viaje a la ciudad de Nueva York es algo de lo más complicado, y es que no son pocos los planes indispensables que hay que tener en cuenta para aprovechar al máximo la estancia en una de las ciudades más fascinantes del mundo.

Así, aquí te propongo alguno de los mil y un planes posibles con los que podrás disfrutar de la ciudad de los rascacielos sin tener que molestarte demasiado en buscar tú mismo todo lo que hay que hacer en Nueva York.

Los mejores planes qué hacer en Nueva York

1. El encanto único de Times Square

Times Square

Se trata de la plaza más importante de Nueva York y de uno de los lugares más concurridos por todos los turistas que llegan hasta aquí. También es uno de los sitios más buscados para alojarse en Nueva York. Desgraciadamente los precios de sus hoteles son estratosféricos.

El ambiente es único: artistas callejeros, grandes edificios, pantallas luminosas que cubren hasta el último centímetro de las fachadas y un sinfín de detalles que no hay que perderse.

La visita es obligada, aunque es recomendable evitar las horas centrales del día para no tener que soportar aglomeraciones que pueden llegar a ser realmente agobiantes. No te pierdas Times Square de noche toda iluminada.

2. Fascínate con el Rockefeller Center

El Rockefeller Center es una de sus zonas comerciales más conocidas y visitadas. Se trata de un complejo de nada menos que 19 edificios de gran altura en los que es posible encontrar desde teatros a algunas de las tiendas más lujosas de la ciudad.

Además, si tienes la suerte de realizar la visita durante la Navidad podrás disfrutar de su imponente decoración y de la pista de patinaje de hielo más emblemática de Nueva York. Los meses de invierno ofrecen en la Rockefeller Plaza la oportunidad de sentirte como si estuvieras dentro de una película.

3. Busca la catedral de San Patricio

Este hermoso templo levantado en honor del patrón de Irlanda sirve de ejemplo para comprender la importancia que tuvieron los inmigrantes de este país en el levantamiento de Nueva York. Se trata de una imponente catedral católica que representa una de las visitas más apasionantes de la ciudad.

Además, su exterior está rodeado de increíbles rascacielos, lo que crea una postal única debido al contraste entre el clásico templo y la gran ciudad que se despliega a su alrededor. Sin duda alguna, algo que no hay que perderse en Nueva York.

4. Sube al Empire State Building

Empire State Building

El Empire State Building es el edificio más famoso de la ciudad. Su visita es un “must” de los que hay que hacer en Nueva York sí o sí. Cada año casi 4 millones de visitantes disfrutan de las maravillosas vistas de la ciudad y sus alrededores desde los observatorios del piso 86 y del piso 102.

5. Un paseo en ferri por la bahía

Es un plan que escapa a muchos turistas y que podría ofertarse como un recorrido lleno de encanto para los que buscan la experiencia más auténtica de la ciudad de Nueva York. El mejor de todos los ferris que recorren las aguas que rodean Nueva York es el que conduce a Staten Island.

¿Por qué? Pues porque pasa por delante de lugares tan icónicos como la misma Estatua de la Libertad y porque al volver la vista atrás verás una postal impagable del Downtown, así que no lo dudes y coge el primer barco que puedas para vivir esta experiencia.

6. Cruza el Puente de Brooklyn

Puente de Brooklyn

El Puente de Brooklyn es sin duda alguna, otro de los grandes iconos de la ciudad de Nueva York. El puente que une Manhattan con el barrio de Dumbo, uno de los que forman el distrito de Brooklyn, es una estructura tan bella como cargada de simbolismo.

El lugar suele ser muy frecuentado por turistas y curiosos, por lo que es ideal realizar el recorrido fuera de las horas punta. Cuando llegues a Brooklyn, busca un banco para sentarte cerca del río y contempla la postal del puente con el skyline de Manhattan al fondo y disfruta.

7. Pasear por Broadway

No son muchas las calles que puedan decir que son tan famosas y conocidas en todo el mundo como Broadway. No te pierdas la oportunidad de recorrerla. En ella verás algunos de los mejores teatros del mundo, y… quién sabe? igual hasta te cruzas con algún famoso.

8. Y ya que estás de paseo por la zona ¿Qué tal un musical en Broadway?

Pasear por esta calle es toda una experiencia que no puedes perderte, así que imagínate lo que debe ser entrar a alguna de sus muchas salas y disfrutar de los musicales que suelen representarse sobre sus tablas.

Títulos como el Rey León, Chicago o el Fantasma de la Ópera se representan de continuo contando siempre con los mejores actores del momento y con las mejores puestas en escena posibles. Sería una pena que visitases la gran manzana y no reservases una noche para asistir a uno de estos musicales.

9. Contempla el ritmo de Wall Street

Cosas que hacer en Nueva York

El corazón del distrito financiero de New York es un lugar apasionante. La visita es obligada, ya que sus edificios contienen uno de los mercados de valores más importantes del mundo. Además, conocerlo de cerca te servirá para descubrir el ritmo frenético de directivos y empleados que viven sus días laborables con una intensidad endiablada. La hora ideal para ver el movimiento de este distrito es entre las 12:00 y las 14:00 de cualquier día laborable.

10. Paséate por Nueva York en helicóptero

Esta ciudad tiene uno de los paisajes urbanos más increíbles del mundo. Una de las mejores maneras de disfrutarlo es desde un helicóptero. Cualquiera diría que es una actividad lejos del alcance de la mayoría. No es así. Nueva York es una ciudad endiabladamente cara pero que te sorprende con el precio de algunas cosas. Los tours en helicóptero tienen un precio de lo más asequible. Descúbrelo.

11. Sorpréndete con High Lane

¿Qué se puede hacer con una antigua vía de tren elevada sobre las calles de la ciudad? En muchos lugares poca cosa, en Nueva York sin embargo existen muchas posibilidades. Un buen ejemplo es High Lane, un parque urbano que aprovecha los restos de la vía para dar forma a uno de los espacios más personales y característicos de esta gran ciudad.

El recorrido te llevará a lo largo de más de 2 km en los que podrás contemplar bajo tus pies el ajetreo del tráfico y de todos esos neoyorquinos que dan vida a las calles en cualquier momento del día. Este paseo es una de las cosas más originales que hacer en Nueva York.

12. Un brunch para comenzar el día

Para comenzar el día con la fuerza necesaria, nada mejor que apostar por un brunch, una mezcla de desayuno y almuerzo que dejará saciado incluso al más exigente. Un buen sitio para hacerlo es el 230 Fifth, un local que presenta una calidad gastronómica excelente y que, además, cuenta con una de las terrazas más populares de toda la ciudad de Nueva York.

13. Descansa en Central Park

Central Park Nueva York

Si quieres sentirte como un auténtico neoyorquino, otra de las experiencias en Nueva York que no te pueden faltar es pasearte por Central Park. Este inmenso parque domina todo el rectángulo interior de Manhattan, es el pulmón verde de la ciudad y un punto importante de interacción social lleno de vida.

Lagos, grandes avenidas y muchos detalles escondidos entre los árboles es lo que te espera en uno de los rincones más tranquilos y naturales que puedes encontrar en esta ciudad. Como curiosidad tienes que saber que Central Park es ocho veces más grande que El Vaticano y dos veces más que Mónaco.

14. Asiste a un partido de la NBA en el mítico Madison Square Garden

El auténtico templo de los amantes del deporte en la ciudad de Nueva York. Actualmente es la sede de los New York Knicks de la NBA y de otros equipos de diferentes ligas profesionales. La visita a este recinto debería serte algo obligado, ya que forma parte de la historia de la ciudad.

En su interior se han celebrado multitud de conciertos, las mejores veladas de boxeo de la historia y un sinfín de acontecimientos que siguen flotando en el aire haciendo de este estadio un lugar único con una atmósfera llena de misticismo y leyenda, así que no deberías perdértelo de forma alguna si quieres conocer uno de los emblemas de la ciudad.

La mejor manera de visitarlo es asistiendo a un partido de la NBA. Si eres aficionado al baloncesto de buen seguro que ya habrás previsto ésto. Y si no lo eres no desperdicies la oportunidad ya que estos partidos son más que deporte, son un auténtico espectáculo con ambiente americano 100%.

15. Las vistas desde el Top of the Rock

Cuando lleves un buen rato paseando por las calles de Nueva York seguro que en algún momento notarás que tu cuello empieza a estar dolorido, y es que la ciudad de los rascacielos te obligará a mirar hacia arriba continuamente.

Ahora bien, ¿qué tal si por un momento te pones a la altura de los edificios más altos de la ciudad para contemplar su imponente silueta? Para hacerlo no hay nada más recomendable que subir al Top of the Rock, un lugar que ofrece unas espectaculares vistas en las que verás la silueta de edificios tan emblemáticos como el Empire State.

16. Una hamburguesa para volver a tomar fuerza

En Nueva York las hamburguesas no son un plato más. Olvídate de las cadenas de comida rápida tipo McDonalds e intenta encontrar algunos de los templos culinarios en los que este bocado se ha convertido en algo capaz de mover masas que buscan el mejor sabor y la esencia más pura de la cocina estadounidense.

Si quieres un consejo, un buen lugar para disfrutar de una genuina hamburguesa de Nueva York es el Shake Shack que sirve carne sin hormonas ni antibióticos. Dirígete hacia algún restaurante de esta cadena para reponer fuerzas con una gran hamburguesa tras un largo día de visitas por la ciudad.

17. Conoce Harlem

Puede que este sea uno de los barrios más fascinantes de todos los que dan forma a la ciudad de Nueva York. El barrio ha sido tradicionalmente el lugar en el que residían la mayor parte de las personas de color de la ciudad, algo que ha dejado tras de sí un rastro cultural que puede notarse en muchos lugares.

Por ejemplo, las iglesias ofician misas de Gospel que son todo un espectáculo, por lo que tal vez puedes asistir a alguna de ellas manteniendo el debido respeto.

18. Piérdete en el Museo de Historia Natural

Este es un plan que se puede disfrutar solo, en pareja o con niños. La colección del Museo de Historia Natural de la ciudad de Nueva York es impresionante, por lo que te aconsejo que pongas este museo en tu lista de cosas que hacer en Nueva York.

La visita te llevará bastante tiempo, aunque si quieres recortar un poco y ver lo esencial, lo mejor se encuentra en la Sala de los Dinosaurios, un lugar repleto de esqueletos completos y de restos de estos fascinantes animales que dominaron la Tierra hace ya bastante tiempo.

19. Una visita a la Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad

No hay visita a Nueva York que esté completa sin visitar la Estatua de la Libertad. La Estatua de la Libertad, regalo del estado francés a Estados Unidos, lleva presidiendo la bahía de Nueva York desde hace más de un siglo y es el símbolo de la ciudad. Visítala y no te pierdas la ocasión para subir hasta el mirador que se encuentra en su parte superior.

20. Italia dentro de Nueva York. Cómete una pizza

Pese a que actualmente tiene un tamaño mucho menor que en su época de mayor esplendor, pasear por Little Italy sigue siendo algo fascinante. La herencia cultural de los italianos que llegaron a la Gran Manzana sigue vigente en las pocas calles que conforman este barrio.

Restaurante, edificios llenos de encanto y un sinfín de lugares que se dan cita en torno a Mulberry Street crean las condiciones necesarias para decir que Little Italy es una de las visitas que hay que hacer en Nueva York. Hazla a la hora de comer o cenar y de pasa deleitate con una buena pizza.

21. Una parada cultural en el MoMA

El Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York no es una visita más. Este espacio cultural es el más importantes de su tipo en todo el mundo, y es que en sus salas se puede disfrutar de algunas obras maestras que han marcado la historia del arte más reciente. Andy Warhol, Picasso o Van Gogh son solo algunos de las artistas que podrás encontrar representados en un museo que te fascinará tanto si eres un amante del arte como si no.

22. Comete un rico Hot Dog en el Gray’s Papaya

Si las hamburguesas son algo típico de la ciudad, los perritos calientes no lo son menos, por lo que no se puede abandonar Nueva York sin probarlos. Y para ello qué mejor sitio que el Gray’s Papaya, un local que se ha convertido en toda una referencia para los amantes de este pequeño bocado al ofrecer tanto recetas tradicionales como otras un poco más innovadoras.

Si se quiere optar por una opción más económica y pintoresca, las calles de Manhattan o de cualquier otro barrio de Nueva York están plagadas de pequeños carros de venta ambulante de perritos calientes.

23. Visita Grand Central

Tanto si vas a tomar un tren como si no, esta estación es una de las visitas más aconsejables de todas las que pueden hacerse en Nueva York. Se trata de la mayor estación en lo que a número de andenes se refiere, aunque su encanto no reside en este detalle. El espectacular hall es uno de los puntos más recorridos de la ciudad y conserva el encanto que tenía cuando se construyó en 1903.

24. Visita el nuevo World Trade Center

El lugar donde sucedieron los trágicos atentados del 11-S ha recuperado todo el esplendor que tuvo en un pasado manteniendo el respeto por las miles de personas que perdieron la vida aquí.

Nuevos e imponentes rascacielos se combinan a la perfección con centros comerciales como The Oculus o con los monumentos y lugares de recuerdo para las víctimas. Este lugar puede emocionar a cualquiera y sirve para comprender el estilo de vida de la ciudad de Nueva York y de sus habitantes.

25. Vive la experiencia del Chelsea Market

En Nueva York existen muchos y muy variados mercados en los que es posible encontrar platos y productos de cualquier parte del mundo. Uno de ellos es el Chelsea Market. En este mercado podrás disfrutar, entre otros, de platos de marisco servidos al momento y de uno de los ambientes más atractivos de toda la ciudad.

26. Déjate cautivar por la 5ª Avenida

5th Ave. es algo más que una simple calle. Se trata de la artería más conocida de toda la ciudad de Nueva York y cuenta con algunos locales comerciales que son toda una referencia para los viajeros que llegan hasta las calles de la ciudad de los rascacielos.

Recorrerla es una de las cosas que no puedes dejar de hacer en Nueva York. En esta calle te esperan lugares como la famosa tienda de joyas Tiffany’s o la catedral de San Patricio. Sin dudas pasearte por ella se convertirá en uno de los mejores recuerdos que tengas de la ciudad.

27. Entra en la Biblioteca Pública de Nueva York

La Biblioteca Pública de Nueva York se encuentra en un edificio estilo Beaux-Arts que fue el edificio de mármol más grande de los Estados Unidos en el momento de su construcción en 1911. La visita de este espectacular edificio es gratuita por lo que vale la pena hacerla. Además también ofrece una visita guiada gratuita, ideal para apreciar la arquitectura, historia y obras de arte de la biblioteca.

28. Museo Metropolitano de Arte

Metropolitan Museum Nueva York

Nueva York es una ciudad de museos impresionantes. Uno de los más importantes es el Museo Metropolitano de Arte. Podrías pasarte días recorriendo sus laberínticos pasillos. El Met tiene más de 2 millones de obras de arte que representan 5.000 años de historia. Con tal carta de presentación es uno de los museos de Nueva York que no puedes perderte.

29. Alójate en el Plaza o, al menos, visítalo

El Plaza es uno de los hoteles más emblemáticos del mundo. Sus salas han servido para firmar tratados entre países o para rodar películas de todo tipo, y es que el lujo que se respira aquí convierte el lugar en algo muy especial.

Si no puedes alojarte en alguna de sus habitaciones al menos pasea por sus salones, fotografía su exterior de estilo renacentista o toma algo en su exclusiva cafetería, una oportunidad de disfrutar de uno de los edificios más representativos de Nueva York.

30. Descubre la noche en Chinatown

Otro de los barrios que demuestran que Nueva York es una ciudad en la que todo el mundo tiene cabida. El barrio chino de esta urbe estadounidense es uno de los espacios más cosmopolitas y más especialidades de toda la ciudad.

Restaurantes, tiendas, edificios llenos de personalidad y la atmósfera típica del que probablemente sea el chinatown más famoso del mundo te espera. Es especialmente recomendable visitarlo durante la noche, ya que es cuando sus calles cobran una mayor animación.

31. Olvídate del bullicio en Coney Island

Coney Island

Coney Island es una pequeña península conectada con el resto de New York por distintos puentes. Lo interesante de la zona es que no tiene nada que ver con el bullicio del resto de la ciudad, por lo que es un buen lugar para relajarse y descansar.

Visita además sus parques de atracciones abiertos a principios del siglo XX, espacios llenos de encanto que llevan más de 100 años garantizando la diversión de todos los que deciden acercarse a ellos.

32. Enamórate de las vistas desde Battery Park City

El Battery Park City es un espacio abierto a la ciudad y a sus alrededores que se presenta como un paseo marítimo en toda regla. El olor del mar, el sonido de las aves y el trasiego de embarcaciones te harán creer que te encuentras lejos de la bulliciosa metrópolis que es Nueva York. Además, desde este lugar se puede contemplar tanto la Estatua de la Libertad como la silueta de New Jersey.

33. Greenwich Village. Visita el Nueva York más bohemio

Los grandes centros financieros, los enormes rascacielos y los espacios de comida rápida tienen un claro contrapeso dentro de la ciudad de Nueva York. Este no es otro que el barrio de Greenwich Village, un lugar que los artistas adoptaron como centro de residencia y que ha ido adoptando un carácter muy singular que lo diferencia del resto de la ciudad. Pasea por sus calles y disfruta de su atmósfera bohemia.

34. Saborear una tradicional tarta de queso

Los sabores en Nueva York suelen venir de todas las partes del mundo para fusionarse en esta ciudad. Sin embargo, hay algunas recetas como la de tarta de manzana o, especialmente, la de queso que son de lo más típicas para los neoyorquinos. Así, hacer una parada en Eileen’s Special Cheesecake te permitirá descubrir un dulce que no encontrarás fácilmente en otro lugar.

35. Haz alguna excursión

Nueva York está situada en un punto estratégico desde el que se pueden hacer excursiones de un día muy interesantes, otras a pesar de estar cerca se merecen algo más de tiempo.

Si tu viaje se compone de varios días intenta aprovechar tu visita a esta ciudad y organízate alguna excursión a algún lugar como Washington, las cataratas del Niágara, Boston, Filadelfia o cualquier otra de las muchas posibilidades que hay.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here