Luang Prabang la joya de Indochina

Luang Prabang

La encantadora ciudad de Luang Prabang conocida como “la ciudad de los mil templos”, antaño fue la capital de Laos, y hoy en día está considerada como el centro religioso y espiritual del país. Luang Prabang es la ciudad más bonita de Laos.

Luang Prabang: la ciudad más bonita de Laos

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO esta fascinante ciudad es uno de esos tesoros semi desconocidos que todavía quedan en el mundo a la espera de ser descubiertos.

Estatuillas de Buda en Luang Prabang

Con apenas 50.000 habitantes se ha convertido en el destino turístico más popular de Laos con su estilo de vida apacible y desenfadado, su espectacular naturaleza, sus numerosos templos esparcidos por toda la ciudad, sus casas tradicionales laosianas, sus villas coloniales francesas, y la amabilidad de sus gentes.

Río Nam Khan a su paso por Luang Prabang

Está situada en el norte de Laos en una pequeña península formada por el río Mekong y su afluente el río Nam Khan, en un entorno natural muy selvático con una frondosa vegetación, y rodeada por un paisaje montañoso de una enorme belleza.

Según cuenta la leyenda, Buda sonrió cuando durante sus viajes descansó por un día en este enclave, y profetizó que este sitio acogería un día una rica y poderosa ciudad.

Monjes budistas en Luang Prabang

Y así fue. Luang Prabang fue la esplendorosa capital de la monarquía Lao hasta 1545, año en el que la capital se trasladó a Vientián. Hoy todavía pueden apreciarse las reminiscencias de ese esplendor pasado. Si bien poco queda ya de su pasada influencia política, su ascendente religioso sobre el resto del país es evidente.

No hace falta más que pasearse por sus calles y observar la gran cantidad de templos, capillas y santuarios, y los cientos de monjes budistas vestidos con sus impolutas túnicas naranjas que pueden encontrarse en cada rincón de la ciudad.

Templo budista Van Xieng Thong

En mi opinión, sus templos con sus resplandecientes tejados dorados adornados con dragones, sus muros decorados con mosaicos y murales que representan escenas del budismo, y sus interiores con sus budas y también muy finamente decorados, se encuentran entre los más bonitos del sudeste asiático.

Un ejemplo de los templos budistas de la ciudad es el Vat Xieng Thong, el templo más bonito de Luang Prabang construido en 1560.

Villas francesas reconvertidas en negocios

Luang Prabang destaca por su cautivadora combinación de casas tradicionales de madera laosianas y la arquitectura colonial europea. Fue colonia francesa desde finales del 1887 hasta después de la segunda guerra mundial.

Herencia de este pasado colonial son sus villas coloniales francesas que se integran armoniosamente con la arquitectura laosiana tradicional. Muchas de estas casas tradicionales y villas coloniales se han restaurado y reconvertido en pequeños hotelitos boutique o guesthouses.

Río Mekong a su paso por Luang Prabang

Esta maravillosa ciudad atrapa a quien la visita y no es extraño encontrarte gente en sus cafés y terrazas que te cuenta que llegó para una visita rápida y acabó quedándose una semana entera o más disfrutando de este magnífico lugar.

Su ambiente relajado y pacífico, esa sensación de eterno inmovilismo, sus íntimos pero animados mercados, el esplendor de sus templos dorados, su abrumadora naturaleza, y el apacible fluir del Mekong, enamora a muchos viajeros que deciden quedarse en Luang Prabang una temporada.

Mercado nocturno de Luang Prabang

Muchos viajeros opinan que es un sitio al que vas sobretodo para sumergirte en su atmósfera, más incluso que a visitar sus interesantes atractivos turísticos (descubre todo lo que hay que ver en Luang Prabang). Esta ciudad laosiana es uno de los lugares de todo el sudeste asiático que más se presta a ser disfrutado sin prisa alguna.

Es un sitio ideal para relajarte, abandonarte a la vida contemplativa a orillas del río Mekong con una cerveza bien fría, un buen vino, o un excelente café laosiano, y buena lectura, o entretenerte con alguna de las múltiples actividades que ofrece la ciudad, y olvidarte por unos días de tu vida cotidiana.

Monjes budistas cruzando el río

A pesar de que empieza a ser un destino que empieza a sonar y que puede que ya hayas oído hablar de él de algún viajero, hayas leído algún artículo perdido, o incluso visto algún programa de destinos exóticos en la televisión, todavía está muy lejos de ser un destino turístico de primer nivel. Sin embargo sus días de anonimato probablemente ya estén tocando a su fin.

Calles de Luang Prabang

Con el reconocimiento de su incuestionable atractivo, desgraciadamente esta imagen idílica empieza a estar seriamente amenazada. Con la apertura de Laos al turismo son cada vez más los turistas que se acercan a disfrutar de esta auténtica joya del sudeste asiático. En la última década el número de turistas ha aumentado dramáticamente y sus efectos empiezan a notarse.

Hotel Boutique en LP

Por ejemplo casi todas las familias laosianas con la suerte de disponer de una casa en la península las han vendido o las han convertido en hotelitos o guesthouses. Alojarse en Luang Prabang en una de estas casas tradicionales o en una villa colonial tiene un encanto especial, sin embargo este proceso masivo también supone una amenaza para la esencia misma de la ciudad.

Calle principal de Luang Prabang

La ciudad corre el riesgo de que pronto no quede en toda la península una sola casa que no sea un hotel o una guesthouse, eliminando todo rastro de vida local y convirtiendo el corazón de de esta bella ciudad en un parque temático para turistas.

Esperemos que el sentido común y el instinto de preservación sean capaces de encontrar un equilibrio entre conservación y desarrollo y que Luang Prabang siga conservando su encanto y su misticismo durante muchos años.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here