El tiempo en Viena. ¿Cuándo es la mejor época para viajar a Viena?

¿Cuándo viajar a Viena? La mejor época para visitar Viena

¿Has decidido que quieres viajar a Viena y no te queda claro qué estación del año es la mejor para visitarla? ¿Hace mucho frío en invierno? ¿Las temperaturas en verano son agradables? Sigue leyendo y te llevarás una idea aproximada de cómo es el tiempo en Viena en cada momento del año.

El tiempo en Viena

Esta antigua ciudad europea disfruta de un emplazamiento único, con el río Danubio cruzando la ciudad y con el inicio de los Alpes en sus inmediaciones. Su situación geográfica en el interior de Europa hace que el clima en Viena sea de tipo continental húmedo con retazos de un clima templado húmedo y con cuatro estaciones que marcan el inicio y el final de cada temporada.

Los inviernos en Viena transcurren en los meses de diciembre, enero y febrero. Se trata de una estación muy fría, en especial en el mes de enero y febrero, que presentan temperaturas bajo cero.

Tan fríos pueden ser los inviernos vieneses que, en ocasiones, el río Danubio se congela. Además, es muy común que nieve durante la mayor parte del invierno y que la ciudad de Viena sea una estampa invernal permanente.

La primavera, en los meses de marzo, abril y mayo, da la bienvenida a temperaturas más suaves, que pueden llegar a los 20 grados en mayo. La nieve ha desaparecido y los árboles empiezan a tener su mejor aspecto. Las buenas temperaturas atraen a muchos visitantes durante los meses primaverales.

Marzo y abril suelen ser meses sin muchas precipitaciones, pero en mayo las lluvias son más abundantes, y se mantienen durante todo el verano.

En los meses de junio, julio y agosto, el verano en Viena hace acto de presencia y el país dice adiós definitivamente a la ropa de abrigo. Las temperaturas rara vez bajan de los 23 grados en esos meses y en agosto pueden superar los 35 grados en días puntuales.

Estas altas temperaturas, junto con la elevada humedad estival, hacen que muchos días sean realmente bochornosos. Por otra parte esta temporada es la que presenta más lluvias.

Septiembre, octubre y noviembre, los meses otoñales en Viena, se parecen bastante a los meses de primavera, con temperaturas agradables sin llegar a los tórridos niveles del mes de agosto. Sin embargo, en noviembre ya se puede notar la llegada del invierno, ya que las noches son más frías.

Otoño es una temporada en la que también llueve bastante, por lo que es recomendable que lleves siempre un paraguas contigo.

¿Cuándo es la mejor época para visitar Viena?

La mejor época para viajar a Viena depende de tus preferencias climáticas y de los eventos a los que te interese asistir. Sin embargo, la estación favorita por los turistas es verano, debido a sus temperaturas cálidas, los días largos y la cantidad de actividades para hacer en Viena.

La época contraria al verano vienés, el invierno, es de las menos populares a la hora de decidir cuándo viajar a Viena. El frío clima en Viena en los meses de invierno no atrae a tantos visitantes y la nieve es un factor disuasorio para muchos turistas, que prefieren temperaturas más primaverales.

Por su parte, otoño y primavera son unas estaciones intermedias en las que no hay tanta afluencia de visitas y los precios de los alojamientos son algo más asequibles que en los meses de verano.

Si todavía no tienes tu alojamiento reservado infórmate antes de cuáles son las mejores zonas para dormir en Viena. Échale un vistazo a este artículo:

Dónde hospedarse en Viena

Ambas estaciones son las elegidas por los visitantes que quieren disfrutar de una Viena con temperaturas más agradables y con menos aglomeraciones, a la vez que ahorran en su presupuesto de viaje.

Si continúas leyendo, podrás conocer un poco más sobre lo que Viena tiene para ofrecer en cada época del año, con sus ventajas e inconvenientes, para poder elegir por ti mismo.

El tiempo en Viena de marzo a mayo

La mejor época para visitar Viena: Viena en primavera

Si buscas una época del año en la que el tiempo en Viena acompañe a la hora de hacer turismo por la ciudad, primavera es una de tus mejores opciones. En el mes de marzo, las temperaturas gélidas van desapareciendo y, cuando llegan abril y mayo, puedes disfrutar de unos agradables 20 grados de media.

La cantidad de horas de luz diarias aumenta, por lo que tienes más tiempo para visitar los exteriores. Además, marzo y abril son dos meses con una incidencia de precipitaciones menor si la comparamos con el verano y las lluvias no deberían truncar tus planes.

Con la desaparición de las nieves y el aumento de las temperaturas, la vegetación florece con mucha fuerza y los paisajes de Viena se tiñen de colores. Viena en primavera, al no ser temporada alta, no está tan abarrotada de visitantes y los precios de los alojamientos son más bajos. Además, será más sencillo encontrar habitaciones disponibles en el centro de la ciudad.

Primavera es una de las épocas en las que más eventos culturales y festivos se celebran en Viena. A mediados de marzo y durante un mes, tiene lugar el Festival de la Primavera de Viena, con conciertos por toda la ciudad, óperas, teatros y celebraciones.

A la vez que este festival y coincidiendo con la pascua vienesa, se celebra también el Osterklang, el festival de Música de Pascua. Este evento de danza, música y teatro tiene lugar en el Teatro de Viena y es necesario reservar entradas con antelación para poder asistir, ya que se agotan rápido.

A mitad de abril (aunque en años anteriores se ha celebrado en meses diferentes) se celebra la Semana de Mozart, en conmemoración al compositor austríaco. A mitad del mes de mayo podrás disfrutar del famoso Festival de Viena, un evento de renombre cultural con espectáculos musicales, de danza y de teatro. Este festival se alarga hasta las primeras semanas de verano.

Si estás en forma y visitas Viena en mayo, puedes participar en la Maratón de la Ciudad de Viena.

El tiempo en Viena de junio a agosto

El Clima en Viena: Viena en verano

Temperaturas altas, días muy largos y precipitaciones. Así se define el verano en Viena. El tiempo en Viena en época estival se caracteriza por ser bastante húmedo, por lo que la sensación de calor es mayor.

El inicio de la estación veraniega presenta temperaturas bastante agradables la mayor parte del tiempo, pero a finales de julio y en agosto las máximas pueden rozar los 35 grados y muchos turistas optan por refugiarse en los locales con aire acondicionado, posponiendo las actividades al aire libre para las horas más frescas del día.

Si viajas en verano a Viena, no olvides llevar un paraguas, puede sorprenderte una tormenta veraniega que atrase tus planes. Los meses de verano son los más lluviosos en Viena. También tendrás que armarte de paciencia, ya que las aglomeraciones de turistas están a la orden del día y es posible que te encuentres alguna cola de espera en los puntos más interesantes de la ciudad.

La temporada alta de Viena, al igual que en otras muchas ciudades europeas, es el verano. Los meses de junio, julio y agosto coinciden con el periodo vacacional de muchas personas y Viena se llena de visitantes de todas partes del mundo.

En consecuencia, la disponibilidad de alojamientos es más ajustada, ya que muchos hoteles se llenan hasta la bandera. Además, los precios por pernoctación suben considerablemente y es complicado encontrar una oferta.

Viena es una ciudad con una arraigada cultura musical y esto se ve reflejado en los eventos y celebraciones de la capital austríaca. A principio de Julio tiene lugar el famoso Festival de Jazz de Viena, que congrega a los mejores artistas de Jazz a nivel mundial del momento.

A finales de junio podrás disfrutar del Festival de la Isla del Danubio o Donauinselfest, un festival con conciertos de música contemporánea y bailes regionales. En agosto también hay festivales de música y danza en Viena, como el ImPuls Tanz y el Klangbogen, conocido como el verano musical de Viena.

El tiempo en Viena de septiembre a noviembre

La mejor época para visitar Viena; El tiempo en Viena en otoño

El tiempo en Viena es más benigno en otoño, sobre todo al principio, otra de las temporadas más recomendables para visitar la capital austríaca. Las temperaturas en los meses de septiembre y octubre ya no son tan asfixiantes.

Las temperaturas en el mes de noviembre, antesala del invierno vienés, se las podría clasificar ya como frías (tiene días ya realmente fríos).

Si viajas a Viena en otoño podrás disfrutar de temperaturas con una media de 20 grados y con noches más refrescantes, perfecto para tomar algo en las terrazas nocturnas ambientadas con música.

Se puede decir que el mes de octubre es ideal para visitar Viena si quieres huir del calor pero si tampoco eres amigo del frío. Además, es un buen momento para reservar hotel, ya que hay mayor disponibilidad y los precios han bajado en comparación con la época estival.

Como en octubre y noviembre los días ya empiezan a ser más cortos, la cantidad de celebraciones en Viena baja, pero todavía puedes encontrar cosas para hacer. A finales de octubre se celebra el Festival de Cine de Viena, con proyecciones en varios de los cines de la ciudad. A principios de noviembre tiene lugar el Wien Modern o festival de música contemporánea, con representaciones por toda la ciudad.

Siguiendo con la tradición musical de Viena, a mitad de noviembre se celebra el Concurso Internacional de Coros “Franz Schubert” y, a su vez, también se celebra el Festival de Brahms, Musikverein, con actuaciones y conciertos de música clásica.

El tiempo en Viena de diciembre a febrero

El tiempo en Viena: Viena en invierno

El tiempo en Viena en invierno no es el preferido por los turistas, ya que el frío y la nieve campan a sus anchas por la ciudad. Las temperaturas pueden llegar a valores negativos y tendrás que empacar en tu maleta mucha ropa de abrigo.

Sin embargo, viajar a Viena en invierno te permitirá disfrutar de una estampa completamente navideña y de una ciudad mucho menos abarrotada que en cualquier otra época del año.

Si las temperaturas bajan mucho, el río Danubio se llega a congelar y las calles se tiñen completamente de blanco debido a la nieve. El truco para visitar Viena en invierno es planear las visitas por el exterior en las horas centrales del día y aprovechar las horas más frías para disfrutar de la gastronomía vienesa en sus locales climatizados.

El precio de los alojamientos en Viena en invierno es el mejor de todo el año ya que al haber mucha menos demanda está todo mucho más barato.

Invierno no es un momento que recomendaría para visitar la capital austríaca, el clima en Viena es demasiado frío, con la única excepción de las Navidades cuando el ambiente de la ciudad vale mucho la pena.

Es una buena oportunidad de disfrutar de la navidad en Viena, una ciudad con gran tradición navideña, y de sus mercados navideño, que se colocan durante todo el mes de diciembre. Las calles se decoran con luces y seguramente escuches grupos de personas cantando villancicos locales.

A pesar de las temperaturas heladas, en Viena se siguen celebrando multitud de festividades. Con motivo de fin de año, en Innenstadt tiene lugar el baile invernal y en Hofburg el Baile Imperial o Kaiserball. El 31 de diciembre también se celebra el famoso Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena en Musikverein.

El carnaval vienés se puede disfrutar a inicios de enero, con bailes y fiestas por toda la ciudad. Si te gusta el teatro, a mitad de enero se celebra el Resonanzen, una serie de conciertos y actuaciones de música barroca. Ya entrado el mes de marzo, Viena alberga el Baile de la Ópera o Staatsoper.

Como ves, gran parte de los eventos más populares de esta capital europea tienen que ver con su cultura musical y artística, sin importar el clima en Viena, si nieva o si el sol abrasa. Es indiferente en qué época del año viajes a Viena en cuanto a celebraciones se refiere, ya que la capital austríaca siempre tiene algo que aportar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here