Los 15 mejores hoteles de Menorca

Los mejores hoteles de Menorca

Si estás pensando en pasar unas vacaciones de lujo en el paraíso mediterráneo más bonito —y mejor cuidado— de España, ¡enhorabuena! Te dejo una lista con los que, en mi opinión, son los mejores resorts y hoteles de Menorca

Cualquiera de ellos seguro que cumple tus expectativas por exigentes que sean. Vamos a la lista:

Prepara tu viaje a la isla con esta guía para viajar a Menorca por libre

Los 15 mejores hoteles de Menorca

1. Villa Le Blanc, a Gran Meliá Hotel – The Leading Hotels of The World

Villa Le Blanc tiene todo para conquistar a los viajeros más exigentes: una ubicación mágica con todas las comodidades, comida inmejorable y una decoración elegante que sabe sacar partido a la magia de la isla. De ahí que sea uno de los mejores hoteles de Menorca.

Este cinco estrellas está situado en la costa sur, justo frente a la playa de Santo Tomás. De hecho, podrás acceder a ella por el jardín. No solo podrás disfrutar de esta playa si no que además Binigaus, una de las playas vírgenes más bonitas de la isla, está a un paso. 

Y si no te importa caminar, las playas de Son Bou y Cala Escorxada, a 2-3 kilómetros.

Estar frente al mar le permite a esta propuesta de Meliá ofrecer una vista con mucho encanto. Como la decoración aprovecha toda la luz natural, podrás disfrutar de un paisaje excepcional en el solárium, en la piscina, en las terrazas y lounges del hotel o incluso desde tu balcón privado.

Al ser uno de los mejores hoteles de Menorca, el Villa Le Blanc cuenta con los servicios que se esperarían de un cinco estrellas: gimnasio 24/7, bares y cócteles de autor, club infantil, espectáculos y música en directo. Además, acepta mascotas y apuesta por el turismo sostenible.

Aunque todo suena estupendo, lo mejor del hotel está en el spa —que ofrece tratamientos con cosmética natural y un circuito termal que no te puedes perder— y en la propuesta gastronómica de Meliá. Y es que, el Villa Le Blanc tiene cuatro restaurantes en total:

1) Nivi, con vistas al mar y platos a la brasa todo el día; 2) Cru, que recrea las recetas más populares de la cocina local; 3) Rooftop, ideal para tapear y pedir tu cóctel favorito; y 4) S’Amarador, que recrea la cocina del restaurante del mismo nombre situado en Ciutadella, uno de los mejores restaurantes de Menorca.

El Villa Le Blanc  es uno de los mejores hoteles de Menorca si lo que quieres es relajarte y disfrutar de la playa. Si quieres pasear a tu aire, te recomiendo alquilar un coche para visitar la isla.

2. Faustino Gran Relais & Chateaux

Faustino Gran combina una arquitectura histórica bien cuidada con un diseño cálido y refinado; ideal para vivir una experiencia más «menorquina». Es precisamente este concepto armonioso y su impecable servicio lo que le permite ganarse un puesto en cualquier lista de los mejores hoteles de Menorca.

Si hablamos de la ubicación, no podría tener una mejor, ya que el complejo se encuentra en pleno corazón de Ciutadella, muy cerca del puerto. En cuanto al interiorismo, es encantador porque logra capturar a la perfección la historia de la Menorca rural y sus encantos naturales.

Este santuario está conformado por cuatro edificios, que son una parada obligada en sí mismos. La mayoría de las habitaciones están en Can Faustino, un palacio del siglo XVI decorado con fotos antiguas, pinturas, escudos heráldicos y un jardín de flores autóctonas de lo más instagrameable.

Después tenemos a Cal Bisbe y Can Llorenç, que muestran parte de la historia árabe de la isla. Las habitaciones y suites de estos palacios, a pesar de ser de lujo, están más conectadas con la naturaleza y tienen una vista privilegiada a la Catedral de Menorca.

El cuarto edificio, Can Sebastià, es un poco más moderno (siglo XIX) y funciona como punto de encuentro para los huéspedes. Si lo tuyo es leer, no puedes dejar de ir a su biblioteca. Si prefieres otro tipo de entretenimiento, asiste a los eventos musicales y culturales que se celebran ahí.

Aunque el Faustino Gran tiene lo que se suele encontrar en un hotel exclusivo (piscina al aire libre, piscina cubierta, desayuno incluido, cócteles de bienvenida, excursiones privadas, actividades náuticas, etc.) destaca por dos cosas, además de su arquitectura histórica.

La primera, un pinar de 15 hectáreas y un huerto propio donde se cultivan ingredientes que usan para cocinar. A destacar que el hotel tiene uno de los mejores restaurantes de Ciutadella

Y la segunda, un spa que está dentro de una cueva natural; algo diferente al resto.

Si decides quedarte en el Faustino Gran Relais & Chateaux estarás muy cerca de varios atractivos turísticos. Podrás explorar las plazas cercanas, recorrer el puerto, visitar la catedral, ver la arquitectura medieval, ir de compras, o salir a disfrutar de la vida nocturna.

3. Lago Resort Menorca

Si estás buscando resorts en Menorca, echa un vistazo al Lago Resort Menorca. Este complejo está ubicado a unos 12 kilómetros de Ciutadella. Su cercanía a varias playas y al casco histórico de esta ciudad lo convierten en una opción perfecta para quienes quieren disfrutar de todo un poco.

El Lago Resort Menorca tiene distintos tipos de alojamientos para elegir, desde habitaciones de hotel decoradas con una paleta de colores blanca y turquesa hasta apartamentos y bungalós con su propia piscina de arena artificial.

Las habitaciones solo ofrecen vista al jardín, a la piscina o al club de playa; pero algunas vienen con jacuzzi y terraza privada (y eso nunca está de más). 

En cuanto a la comida, tienen lo básico: un desayuno delicioso tipo buffet, cena a la carta y un restaurante de comida mexicana, el Llaut Buffet.

Si decides quedarte aquí, recibirás un regalo especial que no es común en los resorts de Menorca: un 10 % de descuento para comer en algunos restaurantes de la localidad. Así, podrás probar todo lo que te apetezca y ahorrarte unos euros en el proceso.

Lo bueno de quedarte en los resorts de Menorca, específicamente en este, es el ambiente playero. Ambas piscinas del Lago Resort Menorca tienen camas balinesas, su propio bar, un chill-out para disfrutar de cócteles refrescantes y aperitivos, y buena música.

Además, el resort está a pocos pasos de las playas de la zona, como Son Xoriguer o Cala en Bosch. Y para los que les gusta el senderismo, podrán acercarse a playas vírgenes como Playa de Son Saura, es Talaier o incluso Cala en Turqueta.

4. Meliá Cala Galdana

La siguiente recomendación de esta lista de los mejores hoteles de Menorca es este cinco estrellas de Meliá que, por cierto, tiene una ubicación envidiable. Y es que el complejo está en primera línea de mar, justo al frente de una de las playas más famosas y bonitas de Menorca: Cala Galdana.

La decoración del hotel no se queda atrás, ya que combina una paleta de colores relajantes con ventanas de piso a techo para absorber la luz natural (y también para regalarnos una vista inmejorable).

Si bien las habitaciones del Meliá Cala Galdana tienen de todo para descansar y dormir a pierna suelta, es posible que no pases mucho tiempo en ellas. A fin de cuentas, el hotel tiene piscinas al aire libre, soláriums, un centro de bienestar, hidromasajes y actividades de todo tipo.

Si quieres vivir una experiencia más exclusiva, puedes pagar una tarifa adicional para elevar tu estatus a The Level. ¿Merece la pena? Si planeas pasar mucho tiempo en el hotel, sí. Con The Level accederás a los servicios de lujo de Meliá, desde desayuno a la carta hasta piscinas y lounges privados.

Como el hotel queda a cinco minutos de varias cafeterías, bares y restaurantes; puedes comer dentro o fuera de él. Este cinco estrellas cuenta con tres opciones culinarias: Mosaico, que es tipo buffet; Casa Nostra, para los amantes de la cocina italiana; y Cape Nao Beach con su carta mediterránea.

Y si lo tuyo es tumbarte en la arena y relajarte frente al mar, estás de suerte. Además de Cala Galdana, tendrás otras playas vírgenes cercanas para escoger como: Cala Mitjana, Cala Mitjaneta, Cala Macarella, Cala Macarelleta o Cala Trebaluger.

Sin lugar a dudas Cala Galdana es una de las mejores zonas donde alojarse en Menorca, y este hotel es todo un acierto.

5. Bordoy Casa Ládico – Hotel Boutique Adults Only

El Bordoy Casa Ládico es un hotel tipo boutique sólo para adultos ubicado en Mahón; una ciudad pequeña pero encantadora y con uno de los puertos naturales más grandes del Mediterráneo, e incluso del mundo.

El edificio, de por sí, es una belleza. Se trata de una propiedad construida en el siglo XVII por una familia griega. Quizás es la piedra marés o el interiorismo sofisticado que le han dado al hotel, pero realmente se ve como algo digno de la nobleza.

Si lo comparamos con otros hoteles de Menorca, el Bordoy Casa Ládico resulta pequeño. Pero no te dejes engañar por esto: a pesar de su tamaño, tiene una pequeña piscina al aire libre, un spa con tratamientos de alto nivel y su propio salón de lectura.

Además, como está muy bien ubicado, podrás hacer muchas cosas en la ciudad: dar un paseo por el puerto de Mahón, irte de compras, callejear por las calles de su casco histórico, contemplar la antigua arquitectura inglesa, conocer la iglesia Santa María o aprender más de la cultura talayótica.

Si te van los hoteles boutique, éste seguro que satisface tus expectativas.

6. Insotel Punta Prima Prestige Suites & Spa

Uno de los mejores hoteles de Menorca para ir con toda la familia. Este hotel cinco estrellas está en Punta Prima, exactamente, a unos 250 metros de la playa. Por eso ofrece una vista al mar relajante e inmersiva. Las habitaciones — y el hotel en general — tienen un estilo clásico menorquín.

Algunas vienen con terraza privada y otras simplemente dan al jardín o a la piscina. En cuanto a las instalaciones, no tengo quejas. El Insotel Punta Prima ofrece una piscina para niños y bebés; un club con parque infantil y actividades lúdicas para los peques.

También hay mucha diversión para los adultos, que tienen su propia piscina, un centro de fitness, instalaciones para jugar al tenis o al squash, y clases de submarinismo

Tal vez la única pega es que su oferta gastronómica es más reducida (o menos refinada) que la de otros hoteles de lujo de Menorca, pero sigue siendo de primera calidad.

Podrás tomar un desayuno muy completo o disfrutar de una cena tipo buffet en Nura. Y si buscas algo más elegante, como platos de autor y menú de degustación, te recomiendo reservar una cena en Sa Sivina.

Tendrás que pagar un coste adicional, pero sus sabores y la terraza con vista al mar merecen la pena.

7. Barceló Nura

El Barceló Nura también se ubica en la costa sur de la isla, a casi 2 kilómetros de Punta Prima.

Las instalaciones del hotel, que fue construido recientemente, están pensadas para el disfrute de toda la familia: no importa si te hospedas solo, con amigos o en pareja. 

Y es que, cuenta con piscinas semiprivadas y al aire libre, jardines compartidos, un centro de bienestar y su propio spa.

Incluso las habitaciones más económicas vienen con un baño elegante, todas las amenidades, ducha de efecto lluvia, albornoz y zapatillas; además de un balcón o una terraza para disfrutar de la vista al mar (o contemplar los hermosos espacios exteriores del hotel).

Los desayunos tienen de todo un poco, aunque lo que más destaca es la propuesta de cocina local de su restaurante a la carta, Sa Tanca. Si te quedas en el Barceló Nura, podrás conocer varios atractivos turísticos de la isla.

En un radio de 5 kilómetros encontrarás cafeterías, bares y restaurantes; playas muy bonitas, como Punta Prima o la playa de Binibeca, el Pueblo de Pescadores de Binibeca, el Faro de isla del Aire y algunas zonas de recreación.

8. Jardí de Ses Bruixes Boutique Hotel

El octavo puesto de los mejores hoteles de Menorca es del Jardí de Ses Bruixes Boutique. Se trata de una casa antigua del siglo XIX reformada para ofrecer 16 habitaciones encantadoras.

Su ubicación es estupenda, pero compite de buena manera con los detalles de la decoración y la atención del personal, que es un 10/10. El interior de las habitaciones refleja parte del exterior de la casa, dándonos un vistazo a la opulencia de antaño y a la modernidad.

A pesar de ser más pequeño que otros hoteles de Menorca, el Jardí de Ses Bruixes Boutique Hotel sabe cómo complacer a sus huéspedes. Las instalaciones son enormes y muy cómodas, y hay varios salones acogedores para pasar el rato.

Culinariamente hablando, el Jardí ofrece varias opciones igual de buenas. Podrás desayunar, merendar o tomar el brunch al aire libre rodeado de naranjos y jazmines; o cenar a la luz de las velas (y las estrellas).

La especialidad de la casa es la cocina de autor preparada con productos locales y con la pesca del día. Si te hospedas aquí, te recomiendo echar un vistazo a la bodega de vinos. Puedes escoger tu preferido para la cena o para ver la puesta de sol.

Como el Jardí de Ses Bruixes Boutique Hotel está en pleno centro de Mahón, es ideal para conocer la ciudad, salir a pasear.

9. S’Hotelet d’es Born – Suites & SPA

Y de Mahón volvemos a Ciutadella. El S’Hotelet d’es Born – Suites & SPA es perfecto para vivir una experiencia más íntima y relajante. Este alojamiento, como otros hoteles de Menorca, se encuentra en una casa reformada del siglo XVI que tiene un aire menorquín muy coqueto.

El hotel cinco estrellas ofrece tres tipos de habitaciones equipadas con todas las comodidades: la Suite Deluxe, que viene con terraza para disfrutar del buen clima; la Doble Superior, que es cómo la más básica de todas; y la Suite Junior Deluxe, la única para cuatro personas.

Dentro de la habitación, encontrarás detalles que hacen la diferencia, como los albornoces y las zapatillas, que tienen un aire señorial, y un centro de mesa de frutas frescas de temporada.

Lo malo de este hotel es que no incluye el desayuno. Tampoco tiene dónde comer. Por suerte, puedes desayunar en Imperi, un bar que está a menos de una cuadra del hotel, y comer en cualquiera de los restaurantes de la zona. 

Si quieres relajarte, no dudes en visitar el spa subterráneo del hotel, que cuenta con una piscina de chorros hecha con piedra natural. El acceso a la piscina es gratuito. Si quieres un tratamiento o una experiencia relax, tendrás que pagar una tarifa adicional.

10. Cristine Bedfor

Cristine Bedfor es, sin lugar a duda, uno de los hoteles de Menorca más relajantes. Más que un hotel, parece un oasis rural diseñado para desconectarse y soltar el estrés.

Este alojamiento está en Mahón, en pleno centro y a unos 600 metros del puerto. El hotel cuenta con su propio pequeño jardín secreto donde podrás hacer yoga, picotear o simplemente sentarte a descansar.

No hay un rincón del hotel —ni tampoco una habitación— que sea igual, o al menos parecida, a la otra. Es como si cada estancia tuviera alma y una historia completamente distinta para contar. Esta nueva propuesta de lujo y relax va de la mano con el turismo inclusivo y sostenible.

Cristine Bedfor es un espacio libre de plástico donde el reciclaje está a la orden del día. Además, te deja alojarte con tu mascota y apoya a los artesanos y productores locales de varias formas. 

Las habitaciones, que son 21 en total, cuentan con toallas hechas a mano y un minibar 100 % menorquín.

La Cocina de Cristine, que está abierta durante todo el día, prepara platos españoles y mediterráneos con ingredientes de la zona. Si cenas aquí, no te pierdas la tabla de quesos artesanales de la isla, el bocata de pastrami de vaca menorquina y la tarta de queso, ¡una auténtica delicia!

En Cristine Bedfor puedes divertirte dentro o fuera del hotel. El alojamiento cuenta con una piscina exterior, abierta en la temporada de verano, y un salón compartido para leer o pasar el rato. Y si quieres salir, puedes alquilar una bici en la recepción y recorrer Menorca en dos ruedas.

11. MarSenses Paradise Club

Si no quieres preocuparte por nada más —solo viajar, comer y disfrutar— entonces examina la propuesta todo incluido del MarSenses Paradise Club; uno de los hoteles / resorts de Menorca más grandes y entretenidos.

El hotel está ubicado en Cala’n Bosch, a tan solo 400 metros de la playa. Si no te apetece caminar, no te preocupes porque el MarSenses Paradise Club cuenta con cuatro piscinas: dos para niños y bebés (con sus toboganes y juegos) y las otras dos para adultos.

Esta especie de resort ofrece 119 habitaciones y apartamentos vacacionales con vistas al jardín o a la piscina. Cada estancia está equipada con las comodidades típicas de un cuatro estrellas: balcón o terraza, aire acondicionado y calefacción, baño privado, TV y conexión a Internet.

Entre otros servicios, el MarSenses Paradise Club destaca por su bar de aperitivos y los chiringuitos de las piscinas; el gimnasio, que es enorme; su solárium y el centro de bienestar. Los hidromasajes son completamente gratuitos. Los tratamientos de belleza sí que tienen un coste extra.

El hotel solo ha abierto un restaurante, pero, por fortuna, es bastante amplio. Las opciones tipo buffet incluyen tanto comida mediterránea como cocina internacional; así que siempre habrá algo nuevo y delicioso para comer.

Si te hospedas aquí, anímate a ir caminando hasta el Faro de Artrutx. Está a unos 15 minutos a pie. La vista desde este lugar es impactante, en especial si vas en verano y planeas ver la puesta de sol.

12. ARTIEM Capri

El ARTIEM Capri es un poco diferente al resto de los hoteles de Menorca porque ha preferido optar por un estilo más moderno, hípster y urbano. En ese sentido, podría decirse que se parece más a un alojamiento convencional de la península. Pero, bueno, igual tiene mucho que ofrecer.

Para ser un cuatro estrellas, el ARTIEM Capri nos da algunas cosas estupendas: buena ubicación y servicios de lujo. El hotel está en Mahón, cerca de la estación de autobús. 

Si no te importa caminar un poco, podrás salir a bailar o irte de copas, ya que la movida nocturna del puerto está a pocos pasos.

ARTIEM Capri ofrece dos tipos de alojamientos: por un lado, las habitaciones del hotel, y por el otro, apartamentos vacacionales con cocina. Eso sí: ten en cuenta que los pisos no están dentro del complejo, sino en un edificio cercano (a unas dos calles del hotel).

El hospedaje incluye tres servicios que refuerzan su identidad: snacks y bebidas gratuitas 24/7; el kit «Gym in a Bag«, que viene con todo lo que necesitas para hacer yoga o Pilates durante tus vacaciones; y la opción de preparar tus propios cócteles en el bar.

En materia de entretenimiento, no se queda atrás. El hotel tiene una terraza con vistas a la ciudad y al puerto, un solárium y una gran piscina al aire libre (climatizada en invierno). También hay un spa con piscina cubierta, hidromasaje, sauna y una variada gama de tratamientos de belleza.

En cuanto a la comida, puedes tomar un desayuno detox —hecho con productos orgánicos, naturales y locales— o almorzar y cenar en Living, donde se sirven platos típicos de la cocina local y también algunas recetas internacionales.

Una de las cosas que más me gustan de este hotel es que promueve el turismo activo y responsable, ayudándote a conocer Menorca a pie o pedaleando.

13. Valentin Son Bou

Ya el nombre (Valentin Son Bou) nos da una pista de su ubicación. Este cuatro estrellas está en la costa sur de la isla, exactamente, en una colina con vistas a la playa Son Bou (a 20 minutos del aeropuerto). 

La ubicación es ideal, no solo por la fama de Son Bou, sino por el paisaje natural. La playa de Son Bou es la más larga de la isla, y casi toda su parte trasera es un espacio húmedo natural protegido.

Valentin Son Bou ofrece habitaciones con terraza y vista al mar, y apartamentos vacacionales para grupos y familias de cuatro personas. También cuenta con una piscina para adultos y otra para niños; ambas al aire libre.

El centro de bienestar es pequeño, pero bastante completo. De hecho, tiene una piscina cubierta, su propio sauna, un solárium y masajes a la carta

Una de las cosas que me gustan de este complejo es su pista de tenis. También la sala de juegos y los jardines, que son perfectos para toda la familia.

El hotel tiene fama de servir buen desayuno. Por su parte, las comidas, que son propias de la cocina internacional, se sirven en un restaurante tipo buffet. No obstante, también hay cocina en vivo.

Aunque puedes ir a Son Bou en cualquier momento del día, te recomiendo alquilar una embarcación para navegar hasta la Cala de Llucalari, una mini cala virgen con un paisaje precioso. Y si eres aventurero, ¡anímate a ir en kayak!

14. Hotel Gran Sagitario

Este cuatro estrellas está a tan solo 300 metros de Cala Santandria, una de las playas semiurbanas más bonitas y familiares de la isla, y tiene un estilo «playero elegante«, por así decirlo.

La mayoría de las habitaciones vienen con balcón y un diseño mediterráneo que invita a la relajación. Fuera de tu dormitorio, encontrarás un gimnasio completo, un spa con sauna y baños turcos, varios jardines y dos piscinas: una cubierta (y climatizada) y otra al aire libre.

Si quieres desconectarte y descontracturar cada músculo de tu cuerpo, quizás te convenga apartar un momento del día para probar el circuito de hidroterapia del spa. Y si eso no funciona, no pasa nada: puedes completar la visita con un masaje personalizado.

Para comer, tienes varias opciones. El restaurante Gran Sagitario, que sirve desayuno continental e inglés, además de cenas tipo buffet; y el restaurante a la carta La Marea, especializado en la comida mediterránea.

15. Royal Son Bou Family Club

El último puesto de los mejores hoteles de Menorca se lo lleva el Royal Son Bou Family Club, una alternativa que, por sus estancias y servicios, yo diría que entra más dentro de la clasificación de resorts de Menorca. 

Este alojamiento está situado a unos 100 metros de la playa de Son Bou.

El Royal Son Bou Family Club tiene un concepto familiar que busca complacer tanto a niños como a adultos. Por eso ofrece varias actividades infantiles para niños de 0-6 años y de 7-16, como talleres de plastilina, juegos acuáticos, laberintos, actividades deportivas y videojuegos.

Los adultos pueden divertirse de varias maneras, ya sea tomando sol en una tumbona junto a la piscina, ejercitándose en el gimnasio o yendo a la pista de tenis. También tienen la opción de irse de excursión mientras dejan a los niños en la guardería.

Independientemente del tipo de apartamento que alquiles, puedes pedir el paquete todo incluido que viene con bebidas, aperitivos y comidas sin coste en cualquiera de sus dos restaurantes de cocina internacional y mediterránea.

Ahora que ya sabes dónde puedes pasar unas vacaciones de encanto rodeadas de lujo y confort, solo te queda una cosa: elegir uno de entre los mejores hoteles de Menorca. Sea cual sea, espero que disfrutes un montón.

Deja un comentario